Portada‎ > ‎Activitats‎ > ‎

¿Se puede ver Mallorca desde Mataró?

28 d’oct. 2019, 6:04 publicada per Diego Rodríguez   [ actualitzat el 17 de nov. 2019, 12:46 ]
Dicen que desde el mirador del Tibidabo, a 500 metros de altura, en los días más transparentes días de primavera se ve perfectamente Mallorca. Bueno, no todo Mallorca. Se puede ver la Serra de Tramuntana, con su decena de picos de más de un kilómetro de altura entre los que destaca el Puig Major, de 1445 metros. Una mole imponente, sin duda. Pero conseguir verla no es un logro menor: ¡Se encuentra a 188 kilómetros de distancia!

¿Podría atibarse también desde Mataró? Si no queremos irnos muy lejos del término municipal, tenemos el Corredor, que se eleva a 644 metros y, un poco más lejos ya en Sant Celoni, el Montnegre, que alcanza los 757 metros. Pero intentemos calcular si desde una cota de 300 metros, en el replano en el que termina la calle de la Plana Sita, por ejemplo, se podría ver el pico del Puig Major, a 198 kilómetros de distancia mirando en dirección 351 grados, casi al sur.

Usaremos la fórmula más simple para calcular a qué distancia máxima sería visible. Multiplicaremos 3,57 por la raíz cuadrada de la suma de nuestra altura y la mínima que pretendemos ver, 1300 metros en este caso. El pico no debería ser visible a más de 149 kilómetros de distancia. Entonces ¿cómo sería posible ver, no solo el pico más alto, sino la Serra de Tramontana a casi 200 kilómetros?

La respuesta es que necesitaremos refracción. Mucha refracción. Aunque se considera que en condiciones normales la existencia de la atmósfera aumenta en un 7% la distancia máxima visible, en la práctica los valores pueden diferir mucho: desde hacer totalmente invisible el horizonte hasta hacer posible alejarlo en un 50% adicional.

Las condiciones deben ser, eso sí, excepcionales. Mejor aún que las que permiten ver Mallorca desde Barcelona. La atmósfera debe favorecer la refracción y la propagación de la luz. Es decir, debe haber mucha atmósfera y poca agua. Como cuando soplan vientos muy secos del oeste desde el interior disminuyendo la humedad ambiental. También, es muy importante que la luminosidad sea baja, al alba o al poco de haber salido el sol ya que si este astro está alto, la dispersión de la luz por la atmósfera coloca el color azul del cielo de por medio. Mientras en Barcelona hay que esperar a las primeras horas del día para tener la posibilidad de ver Mallorca, desde la isla se puede ver Cataluña e incluso los Pirineos a la puesta del sol. De hecho, hay imágenes muy buenas de Cataluña tomadas desde Mallorca.





Las matemáticas detrás de los números

En este caso, conocemos la hipotenusa, formada por la distancia r+h desde el centro de la Tierra hasta nuestros ojos, y también conocemos uno de los catetos, r, formado por la distancia desde el dentro de la Tierra hasta la superficie.

Entonces, el otro cateto d será la distancia de nuestros ojos hasta el hasta el punto rasante a la circunferencia. Visto así, la distancia al horizonte se puede calcular muy fácilmente sin más que aislar d.

Calcular la distancia sobre la superficie curva de la Tierra es solo un poco más difícil, pero basta con recordar que la cuerda de un trozo de circunferencia es solo el producto del angulo por el radio.  




Para saber más

www.johngiovannis.com/content/distance-horizon, consultado el 2019-10-28.